#SinCienciaNoHayFuturo

@coyotegris

¿Por qué no usar voto electrónico en las elecciones?

“Todos los ciudadanos deben ser jueces en todos, o por lo menos en casi todos los asuntos, en los más interesantes y más graves, como las cuentas del Estado y los negocios puramente políticos; y también en los convenios particulares (..)”

Aristóteles, “La Política”, Libro Séptimo, Capítulo 1.

Publicado: 2020-11-19

Todo sistema informático es proclive a tener fallas de seguridad. Por un lado es hecha por personas que pueden fallar o sabotear un sistema, pero aun sin las personas que desarrollan los sistemas, terceros pueden acceder a la misma. 

El proceso electoral no solo es el acto de la votación (y su preparación y equipamiento), sino la transmisión de los datos, el conteo y la consolidación de los mismos, siendo que todos esos procesos son vulnerables, aún realizando las mejores medidas técnicas, tal como se ha demostrado con el retroceso a votar en papel en diversos países, con las demostraciones de cómo han sido alterados procesos electorales con afectaciones foreaneas a estos procesos. Sin contar los casos de Venezuela y Bolivia, en el primero denunciado por la misma compañía que desarrollo el software y en el segundo demostrado con el informe de la OEA.

La inconstitucionalidad del voto electrónico decretada en Alemania hasta que un ciudadano cualquiera de a pie pueda auditar libremente y publicamente el software es mas que manifiesta, en la medida que a diferencia de otros procesos no es la confidencialidad sino el secreto lo que se protege.

No debemos olvidar que la tecnología no es una herramienta mágica, sino que requiere de cuidado y supervisión, más aún cuando a diferencia de sistemas de papel (que también es una tecnología) requiren de menor costo para vulnerarse; un sistema en papel tambien es vulnerable pero la logística y costo del mismo, así como los instrumentos de veeduría por parte de cualquier ciudadano (y claro esta de organismos de sociedad civil y partidos políticos) es de mayor eficiencia, que un sistema que basta una persona conectada en cualquier parte del mundo para alterar un proceso electoral (aún aquellos que puedan haber sido adecuadamente auditados).

Es pues importante no solo colocar las llaves de seguridad (con auditorias publicas y a código abierto de todo el proceso), sino tener clara conciencia de todos los espacios donde puede ser vulnerada la voluntad popular, y aquí tambien incluimos la incidencia de manipulación de voto mediante instrumentos tipo Cambridge Analytica, tal como ha sido denunciado para USA y Reino Unido (con el Brexit).

En estos momentos parte del debate de la comisión de constitución esta enfocada en la posibilidad de incorporar un voto electrónico no presencial, argumentando que se usaría para mantener el distanciamiento social. Lo cierto es que durante estos meses de desde República Dominicana hasta Serbia han realizado procesos electorales con una vieja tecnología: papel. Tecnología segura en la medida que cualquier individuo la puede auditar. Hacen mal los que buscan, de cualquier manera y a cualquier costo, tratar de implementar un sistema de voto electrónico que no ha sido auditado pública y libremente.

Si con todas las críticas internacionales, que incluyen a diversas entidades como Transparencia Internacional, en diversos países, provinientes de personas que somos cercanos a la tecnología, pero no ciegos a las fallas en su utilización incorrecta, las entidades responsables no toman una decisión de no continuar hasta no tener auditorías públicas y abiertas a cualquier ciudadano, el resultado que obtengan estará teñido de una duda permanente.

El secreto del voto es un derecho fundamental en democracia. El mantener el secreto del voto y el resultado de la voluntad popular es una obligación de todos los actores políticos y de las autoridades involucrados en dichos procesos.


Escrito por

Erick Iriarte Ahon

Si he de empezar por un lado a describir lo que soy, solo puedo decir, que no soy lo esperado.


Publicado en

Lex Digitalis

Sobre el Derecho y ....